You are currently viewing Como hacer cerveza casera paso a paso como un experto

Como hacer cerveza casera paso a paso como un experto

El proceso decrear o Hacer cerveza casera es un proceso verdaderamente fascinante que combina la tradición con la libertad creativa.

¿Te has preguntado alguna vez si podrías aprender a crear tu propia cerveza artesanal y convertirte en un auténtico maestro cervecero?

En este artículo, te acompañaremos paso a paso en el emocionante viaje de producir tu variedad artesanal desde la comodidad de tu hogar.

Así podrás disfrutar de la experiencia única de elaborar tu propia cerveza, explorar sabores y experimentar la tradición cervecera en su forma más auténtica.

El proceso de elaboración de la cerveza artesanal comienza con la molienda de la malta. Debes molerla hasta obtener un polvo fino, que luego se mezclará con agua caliente en un recipiente llamado macerador.

Aquí es donde se extraen los azúcares de la malta, creando un líquido dulce conocido como mosto.

Una vez que el mosto está listo, se lleva a una olla grande y se hierve. Durante la ebullición, se añade el lúpulo en diferentes momentos para obtener el amargor y aroma deseado.

Después de la ebullición, se enfría rápidamente el mosto y se transfiere a un fermentador. En el fermentador, se añade la levadura, que comenzará a fermentar los azúcares presentes en el mosto.

Este proceso puede durar varios días o incluso semanas, dependiendo del tipo de cerveza que estés haciendo.

Durante la fermentación, la levadura produce alcohol y dióxido de carbono, lo que da como resultado la carbonatación de la cerveza.

Después de la fermentación, la cerveza se embotella o se guarda en barriles para su maduración. Durante este tiempo, los sabores y aromas se desarrollan y se suavizan, creando una cerveza más equilibrada y deliciosa.

Ahora que conoces los pasos básicos para hacer cerveza casera, ¡es hora de poner manos a la obra! Recuerda que la práctica y la experimentación son clave para convertirte en un maestro cervecero.

👉 Crea Cerveza Artesanal como un experto

Estilos de cerveza

La cerveza artesanal ofrece una amplia variedad de estilos y sabores, desde las ligeras y refrescantes cervezas rubias hasta las oscuras y robustas cervezas negras.

Cada cervecero artesanal tiene su propia receta y técnica, lo que hace que cada cerveza sea única y especial.

Quizá te interese: Cerveza artesanal con 4 ingredientes 

Ingredientes principales

Malta

La malta cumple varias funciones importantes en el proceso de elaboración de cerveza casera:

  • Aporta azúcares fermentables: Durante el proceso de maceración, los azúcares contenidos en la malta se extraen y se convierten en una solución líquida llamada mosto.

Estos azúcares son fundamentales para que la levadura los consuma durante la fermentación y produzca alcohol y dióxido de carbono.

  • Proporciona sabores y aromas: Aporta una amplia variedad de sabores y aromas a la cerveza.

Dependiendo de la variedad de malta utilizada, pueden obtenerse notas de caramelo, tostado, chocolate, café, frutas, entre otros. Esto contribuye a la complejidad de sabores y aromas en la cerveza final.

  • Color: Las maltas claras resultan en cervezas con tonos dorados o amarillos, mientras que las maltas más oscuras producen cervezas de color marrón o negro. El color de la malta influye en la percepción visual de la cerveza y puede sugerir su sabor y cuerpo.

Contribuye a la estructura y cuerpo de la cerveza: La malta contiene proteínas y otros compuestos que ayudan a darle estructura y cuerpo a la cerveza.

Estos componentes contribuyen a la sensación en boca y a la textura de la bebida, haciendo que sea más o menos ligera, cremosa o maltosa.

Tipos de lúpulos

El lúpulo es una planta trepadora que se utiliza en la fabricación de cerveza casera para añadir sabor, aroma y amargor característicos.

Hay diferentes tipos de lúpulo, cada uno con su propio rasgo distintivo y perfiles de sabor. Aquí hay algunos de los tipos más comunes de lúpulo:

Lúpulo amargo: Son variedades de lúpulo que se utiliza sobre todo para agregar amargor a la cerveza.

Contienen altos niveles de alfa-ácidos, que son responsables de la amargura. Algunas variedades comunes de lúpulo amargo incluyen el Nugget, el Chinook y el Magnum.

Lúpulo aromático: Son conocidos por sus perfiles de sabor y aroma distintivos, que pueden variar desde notas cítricas y afrutadas hasta florales y herbales.

Algunos ejemplos populares son el Cascade, el Centennial y el Citra entre otros.

Lúpulo dual: Aportan un equilibrio entre el amargor y los aromas, lo que los hace versátiles en la elaboración de cerveza.

Algunas variedades de lúpulo dual incluyen el Amarillo, el Simcoe y el Warrior.

Lúpulo noble: Se les llama así a las variedades de lúpulo tradicionalmente cultivadas en Europa continental, como Alemania y la República Checa.

Son conocidos por sus sutiles notas florales, terrosas y especiadas. Los lúpulos nobles incluyen el Saaz, el Hallertau y el Tettnang.

Estas son solo algunas de las variedades de lúpulo más frecuentes, pero existen muchas más con características únicas. La elección del lúpulo depende del estilo de cerveza a elaborar y de los sabores y aromas deseados.

Estos componentes contribuyen a la sensación en boca y a la textura de la bebida, haciendo que sea más o menos ligera, cremosa o maltosa.

Levadura para cerveza

La levadura es un ingrediente fundamental en la elaboración de cerveza, ya que desempeña un papel crucial en el proceso de fermentación.

Durante la fermentación, los azúcares presentes en el mosto se transforman en alcohol y dióxido de carbono. Existen dos tipos principales de levadura que se utilizan en la fabricación de cerveza:

Levadura de ale: También conocida como levadura de fermentación alta, es utilizada para producir cervezas de fermentación alta, como las ales.

Esta levadura trabaja a temperaturas más cálidas (aproximadamente 15-24°C) y fermenta rápidamente. Aporta sabores y aromas frutales, especiados y florales, y produce una cerveza con un carácter más complejo y maltoso.

Levadura de lager: También llamada levadura de fermentación baja, se utiliza para producir cervezas de fermentación baja, como las lagers.

Estas levaduras trabajan a temperaturas más frías (generalmente alrededor de 7-13°C) y fermentan más lentamente.

Producen una cerveza más limpia, suave y crujiente, con menos sabores y aromas a levadura y más dominio de los sabores de la malta y lúpulo.

Es importante destacar que dentro de cada categoría de levadura (ale o lager) existen diferentes cepas con perfiles de sabor y características únicas.

Cada cepa de levadura contribuye al carácter final de la cerveza, por lo que la elección de la levadura dependerá del estilo de cerveza que se desee producir y los perfiles de sabor y aroma deseados.

Ingredientes adicionales

Hay otros ingredientes y aditivos que a veces se utilizan en la elaboración de cerveza para agregar sabor, aroma y características adicionales. Algunos de estos ingredientes incluyen:

  1. Agua: El agua es el componente principal de la cerveza y puede variar según la ubicación geográfica, afectando el perfil mineral y el sabor final de la cerveza.
  2. Adjuntos: Los adjuntos son ingredientes adicionales que pueden incluir azúcares, cereales no malteados (como el trigo, maíz o arroz) u otros ingredientes como frutas, especias o miel. 
  3. Clarificantes: Los clarificantes se agregan para ayudar a limpiar la cerveza de sedimentos y hacerla más clara y brillante. Algunos ejemplos comunes son el gel de sílice, la bentonita y el agar.
  4. Agentes de carbonatación: Se utilizan para carbonatar la cerveza y darle su burbujeo característico. Esto puede incluir azúcares fermentables o CO2 inyectado.
  5. Agentes conservantes: A veces, se utilizan conservantes como el dióxido de azufre para prolongar la vida útil de la cerveza y prevenir la oxidación.

Es relevante considerar que algunos ingredientes, como los adjuntos o los agentes de carbonatación, se emplean solamente en estilos de cerveza particulares.

Además, las normativas de cada país pueden establecer restricciones sobre ciertos aditivos o ingredientes, por lo tanto, es fundamental verificar y cumplir con los reglamentos vigentes en cada ubicación.

Preguntas Frecuentes

¿Cuál es la materia prima de la cerveza casera?

La materia prima principal de la cerveza es la malta de cebada. La malta se obtiene al dejar germinar y luego secar los granos de cebada.

También se pueden utilizar otros cereales como el trigo, el maíz o el arroz en menor proporción. Además de la malta, se emplean otros ingredientes como el lúpulo, el agua y la levadura.

¿Cómo se elabora la cerveza casera?

En primer lugar, se realiza la maceración, donde la malta se mezcla con agua caliente para extraer los azúcares. Luego, se realiza la filtración y el lavado del grano para separar el líquido azucarado llamado mosto del grano sobrante.

A continuación, el mosto se hierve y se añade el lúpulo, que le dará sabor, aroma y amargor a la cerveza. Después de la ebullición, se enfría rápidamente el mosto y se traslada a fermentadores, donde se añade la levadura.

Durante la fermentación, los azúcares se convierten en alcohol y dióxido de carbono. Por último, la cerveza se carbonata y se embotella o se envasa.

¿Qué ingredientes utilizo?

  1. Malta de cebada (o algún otro cereal).
  2. Lúpulo, que se utiliza para añadir sabor, aroma y amargor a la cerveza.
  3. Agua, que debe ser de buena calidad y libre de impurezas.
  4. Levadura, que es responsable de la fermentación, convirtiendo los azúcares en alcohol y dióxido de carbono.

Opcionalmente, se pueden agregar otros ingredientes como frutas, especias o hierbas, dependiendo del estilo de cerveza que se quiera elaborar.

Excelente, ahora comienza a crear tu cerveza casera. Si tienes dudas puedes tomar el curso de cervecería artesanal y convertirte en un maestro cervecero. 👉 Curso de cerveza artesanal